Los naturalistas reconocen grupos de plantas y animales por comunidades, basadas en su adaptación al medio ambiente. A los grupos grandes de comunidades se les conoce como biomes. Las plantas y animales de Cataviña constituyen un biome desértico.
    Todos los organismos que viven en un desierto tienen numerosas adaptaciones para acoplarse a cantidades impredecibles de agua. Si las áreas desérticas no fueran secas en poco tiempo quedarían invadidas por plantas y ya no serían desiertos.